Otra cara de la globalización: La problemática de la deuda externa

DEUDAEXTERNA

Nuevo producto

En su libro, Pedro Miguel López, considera que la Deuda Externa es ilegítima porque se originó en buena medida por la decisión de gobiernos dictatoriales, no elegidos por el pueblo, y también, por gobiernos democráticos pero corruptos. La mayor parte de ella no se usó en beneficio del pueblo al que hoy se pretende obligar a pagar.

Más detalles

Este producto ya no está disponible

15,00 € impuestos inc.

Ficha técnica

AutorPedro Miguel López Pérez
EditorialNodo Comarcal Red Ciudadana por la Abolición de la Deuda Externa
Año de publicación2001
ISBN978-84-607-1760-7

Más

De esta obra se ha dicho:

"Ha sido definido como guía adecuada para acercar al pueblo llano la problemática real de la Deuda Externa". HOY, Diario de Extremadura.

"En su libro, Pedro Miguel López, considera que la Deuda Externa es ilegítima porque se originó en buena medida por la decisión de gobiernos dictatoriales, no elegidos por el pueblo, y también, por gobiernos democráticos pero corruptos. La mayor parte de ella no se usó en beneficio del pueblo al que hoy se pretende obligar a pagar". NNC Extremadura - peiródico on-line www.nccintegrared.org

"Es un libro que nos muestra todos los detalles del Neoliberalismo, Globalización, Deuda Externa... y comenta la degradación humana que ésta supone en el Sur (...) Un libro profundo". Boletín Plataforma 0,7% de Extremadura.

"Habla de las consecuencias negativas que invaden a 84 países del Tercer Mundo y de las soluciones en manos de los estados poderosos, invitando a participar y unirse a la lucha para abolir la Deuda Externa". HOY, Diario de Extremadura.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Otra cara de la globalización: La problemática de la deuda externa

Otra cara de la globalización: La problemática de la deuda externa

En su libro, Pedro Miguel López, considera que la Deuda Externa es ilegítima porque se originó en buena medida por la decisión de gobiernos dictatoriales, no elegidos por el pueblo, y también, por gobiernos democráticos pero corruptos. La mayor parte de ella no se usó en beneficio del pueblo al que hoy se pretende obligar a pagar.